¿POR QUÉ NO LO REVISÉ ANTES?

0 comentarios

  • ¿POR QUÉ  NO LO REVISÉ ANTES?

¿Cuántas veces hemos oído "si lo hubiera revisado bien antes de salir"?

Malos hábitos, malos consejos bienintencionados, despistes, desconocimiento,... estas son algunas de las causas que hacen que cuando nos preparamos para viajar con nuestra caravana o autocaravana hagamos ciertas cosas mal o dejemos de hacer algunas imprescindibles.

A lo largo de los años hemos visto pasar por nuestras instalaciones multitud de compañeros con ventanas agrietadas, claraboyas arrancadas, oscurecedores sueltos... y un sinfín de desaguisados más que se podrían haber evitado de forma muy sencilla. Vamos a repasar en este artículo algunos de los errores más comunes que hacen que tengamos que llevar nuestro vehículo al taller:

1. Oscurecedores y mosquiteras.

Es muy común viajar con estos dispositivos bajados a fin de evitar miradas curiosas a nuestra "casita". Sin embargo, no es lo más aconsejable a la hora de viajar. Cuando vamos en marcha se producen vibraciones, cogemos baches ... todo esto puede hacer que los muelles del caset salten o se rompan, haciendo salir disparados los oscurecedores y/o mosquiteras provocando que se salgan de las guías, se queden enrollados dentro del casete o, en el peor de los casos, se rompan o rasguen. Todo esto se  puede evitar con el simple gesto de dejarlos subidos durante la marcha.

2. Ventanas y claraboyas.

Hemos parado a tomar un tentempié en un precioso mirador con unas vistas impresionantes, o queremos descansar un poco del viaje y paramos un rato para relajarnos y continuar ruta,  recogemos todo dentro pero.... se nos olvidó que teníamos calor y abrimos "un momentito" las claraboyas para ventilar y refrescarnos. Consecuencia: se nos voló la ventana al reanudar la marcha o el aire nos arrancó la claraboya que dejamos abierta durante el viaje. No son pocos los casos que llegan a nuestras instalaciones con casos parecidos a los aquí descritos.  A veces, lo que ocurre, es que dejamos los cierres en "modo ventilación" (ese punto intermedio que tienen los cierres de ventanas y claraboyas que deja un dedito abierto pero no, no está cerrado del todo) y a simple vista nos da la sensación de que lo tenemos cerrado. No cuesta nada dar una vuelta completa al vehículo y comprobar, una a una, las ventanas y claraboyas antes de arrancar. Nos ahorraremos un disgusto.

3. Rueda jockey y cable de seguridad.

Si, lo sabemos, es obvio. Pero, a veces, hacemos las cosas de forma tan rutinaria que damos por hecho que lo hemos hecho bien. Comprobar, dos veces si hace falta, que la rueda jockey está bien subida y ajustada arriba así como que el cable de seguridad está bien enganchado. En este caso, el "despiste" no supone una mosquitera o una ventana rota, sino que puede provocar que suframos o provoquemos un accidente.

4. Luces.

Por supuesto, una vueltecita a nuestro vehículo comprobando el correcto funcionamiento de todas las luces antes de salir. No debemos dar por hecho que como a la ida funcionaban, a la vuelta también deben hacerlo. Son elementos imprescindibles a tener en cuenta siempre antes de emprender marcha, independientemente de la longitud del trayecto (no sirve aquello del "si es ahí al lado").

5. Ruedas.

Todos sabemos lo que puede ocurrir cuando una rueda revienta: perder el control del vehículo, tener o provocar un choque, destrozos importantes en la carrocería del vehículo...

No sólo hay que tener en cuenta el desgaste o los kilómetros. A veces, las ruedas tienen pocos kilómetros porque no hemos salido mucho en los últimos años, pero resulta que tienen mucho tiempo. Tan importante es lo uno como lo otro.

Evita este tipo de incidentes revisando periódicamente tus ruedas.

Comentarios

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario

Buscar en el Blog

RSS Últimos artículos

Blog categorías

RSS  Blog archivos